21 de septiembre 2018

Recibimos la primavera con una nueva Cerveza Experimental: Kunstmann Belgian Pale Ale

Ideal para despedir el invierno y disfrutar los primeros días de primavera, nuestro Maestro Cervecero nos sorprende con esta nueva especialidad, de la serie de Cervezas Experimentales: Kunstmann Belgian Pale Ale. Una variedad de cerveza simple, fácil de beber, que es más baja en lúpulo y más rica en sabores afrutados en comparación con sus pares inglesas y estadounidenses.

El inicio de este tipo de cerveza se remonta a mediados siglo XVIII, estilo que fue perfeccionado después de la Segunda Guerra Mundial, con gran influencia británica, al incluir lúpulos nobles y cepas de levaduras más específicas. La especialidad que hoy nos presenta nuestro Braumeister, está elaborada con maltas Rubia y Caramelo, lúpulo Nugget, Hallertauer Tradition y Saaz, además de levadura y aguas blandas valdivianas.

Las notas de cata entregadas por nuestro experto indican que es una cerveza sin filtrar, de color ámbar cobrizo y leve opalescencia. En general, se perciben aromas sutiles, clásicos de la escuela belga, levemente especiados y presencia de frutas con carozo como durazno y damasco. Presenta un amargor suave y muy bien equilibrado con las maltas y la frutosidad inicial.

Esta Kunstmann Belgian Pale Ale es una cerveza ligera considerada “para todos los días”, en sus ingredientes nada debe ser demasiado pronunciado o dominante. Contiene una graduación alcohólica de 5,8° y un bajo amargor de 18 IBU. Su temperatura ideal de servido va entre los 7 a 9 °C, y aportan tan sólo 49,92 Kcal/100 ml.

Para su maridaje recomendamos acompañar con hamburguesas, o carnes blancas, y ensaladas verdes. Si la ocasión es un cóctel, va bien con algunos quesos de mediana intensidad. Para el postre, los invitamos a degustar panqueques con manjar.