28 de agosto 2019

Las catas cerveceras se tomaron nuestros bares Kunstmann Kneipe

Nuestro espíritu Craft nos impulsa a difundir la cultura cervecera entre todos los fanáticos de nuestras especialidades artesanales. Por ello, comenzamos a desarrollar periódicamente catas y maridajes en todos nuestros bares Kunstmann Kneipe, como un compromiso que adoptamos por transmitir nuestra pasión por la cerveza. 

Con nuestras catas queremos que logren conocer y valorar las características de nuestras variedades. Aquí, las herramientas de medición son nuestros sentidos sensoriales como la vista, el olfato y el gusto. Existen diferentes formas de realizar este tipo de actividades, pero nuestro objetivo es que aprendan de manera entretenida e interactiva, reunidos con amigos y conocidos. Así, al final de la cata sean capaces de identificar y reconocer las propiedades de una cerveza.

Nuestros especialistas cerveceros están 100% capacitados para enseñar a degustar correctamente una cerveza. En este sentido nos comentan que hay cinco pasos básicos para desarrollar una cata cervecera:

Servido: es importante que se forme una corona de espuma, y para ello se debe inclinar el vaso 45º y terminar elevando la botella lo suficiente para que rompa la espuma. Ojo que para las cervezas de trigo es habitual agitar el fondo ya que las levaduras aportan interesantes aromas en estas variedades.

Agitar: mover en forma circular el vaso con suavidad permitirá que aparezcan todos los aromas de la cerveza. Esto ocurre porque los compuestos volátiles encerrados en las burbujas saldrán a la superficie, permitiendo detectarlos con el olfato.

Oler: según nuestros expertos el 95% de lo que experimentas en la degustación ocurre a través del olfato. Lo correcto es inspirar solo por la nariz un par de veces rápidas, después con la boca abierta, y por último inspirar con la boca únicamente. Los aromas presentes en la cerveza provienen de los cereales malteados (aromas tostados, caramelo, café, cacao, etc.), de los lúpulos (aromas cítricos, afrutados, florales, etc.) y la levadura (aromas a especia, pan, tierra, queso, etc.).

Mirar: en este paso debemos fijarnos en algunos aspectos como el color de la cerveza, de la espuma, la presencia de partículas, entre otros.

Probar: en este último paso, y más entretenido, se pueden detectar aspecto como el cuerpo de la cerveza, su textura, carbonatación, duración del sabor, etc. Debemos dividirlos en tres partes, la entrada en boca, el paso por las papilas gustativas y el retrogusto.

Los invitamos a estar atentos a nuestras redes sociales y en los mismos bares Kunstmann Kneipe, donde informaremos de las próximas catas. ¡No te pierdas esta experiencia cervecera!